Maridamos 6 platos de setas con sus correspondientes tipos de vino.

Se acerca el otoño, cambian las temperaturas y caen las hojas. Es época de setas. Un fruto silvestre muy apreciado por los paladares más exigentes.

Os proponemos un maridaje micológico con sus correspondientes vinos, pero ojo, si no sois expertos en la materia, os recomendamos no aventurarse a salir al campo sin ir acompañados por alguien conocedor de las distintas variedades de hongos, ya que todos los años se producen muertes por imprudencias o desconocimiento. Existen ejemplares capaces de causarnos la muerte o producirnos lesiones graves de carácter permanente.

Otras opciones aunque menos satisfactorias que recolectarlas uno mismo en el campo, es comprarlas directamente en un comercio o sentarnos a la mesa de un restaurante. Vamos con las recetas y sus maridajes.

Boletus Edulis a la plancha: Sin duda la variedad de seta más parecida en la cocina por su intenso sabor y su carnosa textura. Por sus características un vino joven, de sabor intenso con crianza en barrica de uva Tempranillo.

Amanita Caesarea (Oronjas) con langostinos plancha y vinagreta de almendras: Segunda de las top en los fogones. De carne blanca, amarillenta bajo la cutícula, la oronja es espesa y tierna con sabor suave que recuerda a la nuez. Siendo un plato de tierra-mar vinos blancos secos potenciarán los sabores.

Níscalos con patatas: Junto con la seta más popular la receta más elaborada en los hogares. Un clásico donde los halla. De carne densa y compacta, de olor suave y dulzón, el níscalo en crudo es ligeramente amargo. Un plato caliente para el que elegiríamos un vino joven de uva Garnacha.

Crema de champiñones: Sin duda la setas más común en los campos y mercados. De sabor neutro y delicado que en los ejemplares adultos se vuelve nogado. Por el añadido sabor láctico y textura cremocremosa maridaremos con vinos blancos intensos a ser posible con barrica.

Ternera en salsa con setas de cardo: Un guiso sencillo que ambos productos se complementan perfectamente junto con el resto de ingredientes. Seta de carne tierna a la vez que compacta y flexible de sabor suave y dulzón. Para acompañar este plato elegiría un vino tinto de larga crianza o un reserva.

Espaguetis con gambas y salsa de shiitakis: Este tipo de seta llegada de Oriente no la encontraréis en nuestros campos, pero sí fácilmente en comercios. Las hay frescas y deshidratadas. Suave y carnosa con un sabor intenso. Para este plato el vino rosado afrutado.

Deja un comentario