Balbás Crianza 2017 esencia ribereña

Balbás Crianza 2017 un clásico Ribera, un vino que refleja la esencia de esta consagrada Denominación. Un buen compañero en estos tiempos difíciles

Es  momento de espera, de librar una guerra, quizás la guerra con más batallas de la historia de la humanidad. Porque en cada país, en cada ciudad, en cada barrio, en cada casa se libra una particular batalla contra un enemigo común. Un enemigo que no entiende de de razas, de sexos, de colores, pero que a los más curtidos y experimentados difícilmente concede una tregua.

Foto: Bodegas Balbás

Pero la vida ha de seguir, tenemos, pese a lo difícil y complicado de la situación, que continuar, no detenernos, pelear en definitiva. Cada uno aportando con aquello que buenamente pueda, que mejor se le dé o sepa realizar. En mi caso, desde mi escritorio, compartiendo cultura del vino, de hacer llegar mis ánimos a aquellas personas que mi alcance en medios sociales me permite. A vosotros lectores muchos ánimos, fuerza. Poca actividad existe más allá de las redes, que en mi caso, salvando las rutinas diarias, se limita a ir catando vinos para ir compartiéndolos con vosotros. Hoy os traigo Balbás Crianza 2017

El vino…….

Balbás Crianza 2017 de Bodegas Balbás es un varietal de la variedad Tempranillo 100% con 18 meses de crianza en roble francés. Un vino de color rojo picota, de capa media-alta. En nariz nos invaden inicialmente los aromas a madera noble, profundizando encontramos una vainilla acaramelada, ligeramente especiado. En boca tenemos un vino sedoso, redondo, de buen paso que se hace fácil de beber, donde nuevamente nos trae los recuerdos a pimienta negra, el recuerdo de sus virtudes perdurará en nuestra boca gracias a un final largo. Servir a 14º – 16º. Maridaje con carnes rojas y asados, para acompañar un picoteo de cecina, queso, mocilla ribereña…etc. o, como en mi particular ocasión, una ensaladilla rusa. Precio 18,50 €.

Conclusiones…….

Un nueva añada con este Balbás Crianza 2017 que representa fielmente la esencia de lo que ha de ser un vino nacido de la Ribera del Duero. Varias añadas a mis espaldas me confirman que, cada una con sus particularidades, el vino mantiene una línea constante, de elegancia,  de redondez. Un vino muy versátil en su maridaje gracias a que se hace fácil de beber, el cual disfruto a la espera, como cualquiera de nosotros, que esta fatídica época pase lo antes posible. Que todos, pese a las posibles pérdidas de cualquier índole, recuperemos los que antes llamábamos como «vida normal». Cuidaros mucho.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.