Ritus 2017 fiel a sus orígenes

Ritus 2017, última añada de este coupage ribereño de Bodegas Balbás nacido de su emblemática finca Lamalata. Un vino de altitud

Poco más de un año ha pasado desde la publicación en este espacio de la añada 2015 de Ritus. Muy poco parece haber cambiado la situación respecto a esas fechas,  quizás una menor incertidumbre ante la COVID y las esperanzas puestas en una vacuna que poco a poco nos abren las esperanzas a retomar nuestra vida con normalidad. Por lo demás seguimos igual. Pero todos debemos seguir hacia delante, donde quedarse parado no es una opción. El campo tampoco para y las bodegas han de seguir sacando nuevos vinos y las añadas en curso.

Finca Lamalata de Bodegas Balbás

Llega a mí esta nueva añada de Ritus 2017, uno de los  vinos top de Bodegas Balbás al que tengo una cariño especial. No lo oculto, es uno de mis vinos favoritos nacidos a lo largo del curso del Duero. El puesto se lo ha ganado a pulso, añada tras añada. Las cepas envejecen y los trabajos tanto en el campo como en bodega hacen que la calidad se supere con cada nueva añada. Conocer el origen me permite apreciarlo de manera más profunda, no sólo en cuanto a su cata, sino también de una manera sentimental, la de los buenos recuerdos que afloran con cada trago. Lamalata, finca que lo vio nacer y la cual visté tiempo atrás, invade mis pensamientos al descorche y me acompaña hasta el último de los tragos.

El vino….

Ritus 2017 con D.O. Ribera del Duero mantiene ese coupage de Tempranillo (75%) y Merlot (25%) habitual en sus añadas anteriores. Mismo tiempo también de crianza que se establece en 18 meses para un aporte de madera en su justa medida. De color rojo cereza, predominan aromas a frutos rojos, cierta frescura, ligeras notas de vainilla, hojarasca, elegancia en aromas. En boca posee una buena entrada con cierta calidez, notas de madera presentes pero no molestas, trago largo y persistente donde vuelven los recuerdos de la crianza. Servir a 16º – 18º. Para acompañar una chuletillas de cordero, asados o un solomillo con foie. Precio P.V.P. 30 €.

Conclusiones…..

Un vino que recomendaría sin duda alguna. Bien es cierto que el precio es algo elevado para un consumo habitual, pero merece la pena hacer un pequeño esfuerzo para disfrutarlo en momentoscon motivos para celebrar y saber que no nos fallará el vino. Un aspecto que me gusta de él es que se preserva la fruta, lógicamente encontramos madera, sino no sería un auténtico ribera, pero no es molesta, está presente pero bien integrada. Califico Ritus 2017 como muy bueno, para mi gusto personal diría que roza la excelencia al tener todo aquello que busco en un vino de esta zona.

Nota: La botella catada está recién salida al mercado. Ha pasado un tiempo después de la crianza estabilizándose en bodega. Teniendo en cuenta esto, la buena acidez que presenta el vino y el tiempo que pulirá sus taninos, hará que el vino siga evolucionando unos cuantos años mejorándolo aún más. Ahí será cuando esté perfecto para un servidor.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.