Wine Rider última parada Galicia

La visita a Galicia pone fin a esta Ruta de los viñedos olvidados. Es el final de una etapa, de un proyecto, pero no el de un camino.

Objetivo conseguido!!!! Con la visita a las dos últimas IGP gallegas, Ribeiras do Morrazo y Val do Miño Ourense, se completa el viaje de esta serie de Wine Rider «Ruta de los viñedos olvidados». Un recorrido que arrancaba diez días atrás para recorrer un total de 1.000 Km de pura ruta y que no solamente es la aventura que habéis podido seguir en mis redes sociales y en Vinetur. Un viaje así aporta tanto al lector,  como a mi persona en el papel de protagonista, conocimientos. Unos conocimientos que se inician con la propia ruta en moto, pasando por bodegas, vinos, opiniones de las personas que aparecen en el relato, puntos de interés cultural, alojamientos, gastronomía.

Como os he mencionado dos IGP para completar Galicia y la ruta, dos zonas muy diferentes. Una primera, la de Ribeiras do Morrazo, localizada entre rías, en una península, rodeada por mar y con un clima atlántico, otra, la de Val do Miño, situada en el interior, influenciada por el valle que desemboca en el río que parte Ourense en dos, de clima más extremo, pero que no deja de estar influenciada por el océano. Pese a estas diferencias, la entrega, el cariño y dedicación que las personas ponen en el cultivo de la vid y la elaboración de vino no cambia, de hecho no ha cambiado en toda la ruta independientemente de la zona visitada. El vino, como la moto, une a las personas, mientras que otros temas (política, fútbol, economía,…etc) generalmente las divide. Una suerte tener ambos y poder disfrutarlos.

Viajar siempre es un motivo de alegría, de encontrarse en un estado de buen rollo con uno mismo, de conocimientos y aprendizaje, pero esta vez hay algo que se añade y que a mí personalmente hace que el viaje sea más satisfactorio, el poder mostrarlo y compartirlo, algo que hace que se convierta en un viaje con una doble utilidad. Conocer y aportar conocimiento.

Referente a la moto, BMW 1250 GS, me sigo reafirmando como en artículos anteriores, en que para mi y las necesidades que requiere mi trabajo, es la mejor moto que he probado hasta la fecha. Una viajera incansable, cómoda y que no te cansas de conducirla. Un trotamundos que mi comunidad en Twitter (@dmanso73) bautizó cariñosamente como «Trotaviñas».

Se cierra una etapa, una ruta, un periodo de trabajo, de conocimientos, de experiencias. Un proyecto que arrancó durante el confinamiento y que 15 meses después toca su fin, al menos sobre el papel, el recuerdo perdurará en el tiempo, además de las lecturas y videos. Pero esto no significa que sea el fin. Ahora toca descansar unos días, disfrutar de lo vivido, y en breve vuelta a preparar nuevos proyectos de Enoturismo sobre ruedas. Tengo ya varias propuestas. Como en anteriores ocasiones os dejo los enlaces a mis publicaciones en otros medios.

Mi artículo con la última parte de Wine Rider Ruta de los viñedos olvidados en Vinetur:
Ruta de los viñedos olvidados: Galicia, mirando al Atlántico II
Video con la última parte de Wine Rider Ruta de los viñedos olvidados en mi canal de Youtube

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.